Ahora mismo tenemos Big data de todos los colores y para todos los tamaños, y si eres una empresa pequeña, no pasa nada, tienes el Small data. La pregunta aquí es: ¿por qué ahora y no antes, si era tan importante?

Bueno, la respuesta a esa pregunta puedes obtenerla en tus bolsillos, en tu mochila, cerca de tu ordenador, o puede que ya lo tengas en tus manos mientras estás leyendo esto. La culpa de que haya sido ahora y no antes la tiene en gran medida el móvil, por supuesto, hay otros factores tecnológicos que han influido, pero ninguno de la forma en que lo ha hecho el móvil. Veamos los motivos.

Hasta hace pocos años, gran parte de la información que las empresas podían recabar provenía principalmente de la interacción que sus clientes o potenciales clientes llevaban a cabo en su web, y también cuando éstos acudían o se ponían en contacto mediante los canales offline. El problema que esto tenía es que esta información era limitadamente útil, ya que gran parte de ella se generaba en un contexto muy definido y controlado, o bien en el momento de la contratación o compra o en sus fases previas o posteriores, pero siempre dentro de un proceso de compra limitado. La vida de las personas no se detiene en el momento que dejamos de interactuar con los famosos funnels de las empresas, una vez que salimos de una web o de un comercio, continuamos con nuestra vida, con nuestras relaciones y nuestros hobbies; esta información es la que antes no se podía conseguir, y ahora sí.

La llegada de los smartphones en 2007 y su posterior explosión dentro de la sociedad y de nuestra vida cotidiana, independientemente de lo que estemos haciendo en ese momento, ha sido total, y esto ha permitido a las empresas que mediante herramientas de doble sentido, como son las apps móviles, puedan acceder a esa información a cambio de ampliar y estar al servicio de sus clientes en todo momento.

A parte del hecho en sí de permitir acceder a la información de nuestros clientes, independientemente de dónde estén o de lo que están haciendo, el móvil ha potenciado la creación de un contexto de información mayor:

  • Una app genera un engagement con nuestros usuarios 20 veces mayor que el que genera una página web.
  • La información que tenemos de nuestros clientes es actualizada en tiempo real, debido a que lo consultamos más de 150 veces de media al día.

Como ya te estarás imaginando, este contexto que han generado los teléfonos en nuestras vidas es justamente la realidad de flujos de información constante que ha permitido que ahora sí fuese el momento correcto para implementar estos procesos de trabajo de la información recabada por las personas y que ha sido denominado como Big Data.

¿Te ha inspirado este post pero no sabes por dónde empezar ni cómo crear una app? Por aquí te podemos echar una buena mano:

¿Dudas? Tienes 15 días de prueba gratis para crear una app para tu negocio.

@Upplication

publicado: 17 Marzo, 2017 actualizado: 5 Julio, 2017